El oso que no sabía montar estanterías

Había una vez un oso que no sabía montar estanterías. Esto no debería ser un problema, porque no es misión de los osos saber montar estanterías. Pero nuestro oso, que se llamaba Ufuf, quería prepara su casa para el invierno. Se disponía a pasar varios meses en una osera, hibernando, y ya tenía lista una confortable cama, pero no una estantería en la que colocar algunos recuerdos.

Recuerdos como, por ejemplo, las fotos de sus hijos. Ufuf tenía varios hijos por ahí. Los más mayores vivían solos y los más pequeños, con sus respectivas mamás, puesto que los osos no se unen a la misma osa para siempre ni permanecen con sus hijitos, sino que los dejan al cuidado de las osas. Pero Ufuf era un sentimental, y aunque se comportaba como el resto de los osos en lo tocante a costumbres familiares e invernales, quería tener bien a mano los retratos de sus oseznos. Así no los olvidaría y si alguna vez se los encontraba por el bosque podría saludarlos e, incluso, ayudarlos si hacía falta.

Bueno, pues para poner las fotos de sus hijos, necesitaba una estantería, así que ni corto ni perezoso fue a comprarse una. La que eligió era lo suficientemente grande para que cupieran todas las fotos de los hijitos que tenía hasta el momento. Y era una estantería de alegres colores. “Quedará estupenda en mi cueva”, se dijo. Y se fue muy contento con ella.

Pero no contó con el pequeño inconveniente de que los osos no saben montar estanterías.

-“¿Y ahora qué haré?”- se preguntaba, ya en su casa, mirando las tablas largas y cortas, cada una de un color, sin saber muy bien qué hacer con ellas. Tenía tornillos y clavos, un martillo y hasta un berbiquí con el que hacer agujeros y atornillar a la pared la estantería. De lo que no tenía ni idea era de cómo colocar cada pieza de aquel puzle que se le antojaba irresoluble.

Entonces, mientras miraba distraído hacia la pared en la que había pensado colocarla, se le ocurrió una estupenda idea: giró la cabeza, se fijó en las raíces del árbol que se colaban en su osera en la pared contraria, y pensó: “¿Por qué no?”.

Se puso manos a la obra. Probó los tamaños de las baldas en distintas raíces. Colocó las más largas allí donde más espacio había, y las más cortas en los recovecos más angostos. Y poco a poco, como si aquellas piezas estuvieran pensadas justo para las raíces del árbol de su cueva, la estantería fue tomando forma.

Cuando terminó, la miró y se sintió muy satisfecho.

Tal vez no era la estantería que el fabricante había pensado y diseñado, pero era su estantería. La estantería de Ufuf. Personal y única. ¡Y le había quedado preciosa!

Y pensar que lo único que tuvo que hacer fue colocarla en el lugar que resultó ser el más adecuado, aunque no fuera el previsto desde el principio… Bueno, eso, y montarla según le iba dictando su imaginación, y según el espacio disponible.

Los retratos de sus oseznos quedaron perfectos en ella, y le acompañaron toooodo el invierno.

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

———–

Nota: cuento inventado una noche antes de dormir bajo el tema propuesto por Beatriz y puesto por escrito ayer (al menos un año después), así que tal vez no coincida palabra a palabra. El dibujo es de Beatriz, realizado ex profeso para la ‘portada’ del cuento.

Anuncios

Acerca de Estrella Alonso del Barrio

Periodista · Twitter: @EAdelBarrio · Facebook: EAdelBarrio (página) · Linkedin: Estrella Alonso del Barrio Ver todas las entradas de Estrella Alonso del Barrio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

salaverria.es

ideas sobre periodismo por Ramón Salaverría

El Ventano

Comunicación, periodismo e investigación

Tablet Army » Languages » Español

Comunicación, periodismo e investigación

La vida en TIC

Un espacio para hablar de comunicación e Internet, entre otras cosas.

233grados.com

Comunicación, periodismo e investigación

Tecnolomía

Comunicación, periodismo e investigación

Sin Tinta

Comunicación, periodismo e investigación

Periodistas 21

Comunicación, periodismo e investigación

Merodeando

El blog de Julio Alonso

Enrique Dans

Comunicación, periodismo e investigación

eCuaderno

Comunicación, periodismo e investigación

A %d blogueros les gusta esto: